FIBRA DE VIDRIO

Las fibras de vidrio textil destacan entre las diversas fibras orgánicas e inorgánicas, como la alternativa al amianto de uso más universal dentro de sus propias limitaciones.
Los textiles de vidrio pueden ser utilizados en uso continuo a temperaturas de hasta 450ºC, pudiendo soportar hasta 600ºC si la exposición es corta. Son incombustibles, resistentes al vapor y a la mayoría de los agentes químicos y poseen una excelente resistencia a tracción.
Para la fabricación de los diferentes textiles, FYESA. utiliza filamentos continuos de 9 micras de diámetro de vidrio “E” que han sido previamente texturizados. La texturización confiere a los hilos un aumento de volumen estable y con ello se obtienen productos textiles aislantes de una gran calidad.


FIBRA CERAMICA

Las fibras cerámicas se obtienen mediante un proceso de fundición y fibración de sílice y alúmina casi puros.
Mezclando estas fibras con una pequeña cantidad de fibras celulósicas y una inserción que puede ser de filamento de vidrio “E” o hilo de acero al cromo-niquel se obtiene los hilos de fibra cerámica, con los que se fabrican los textiles en fibra cerámica.
Estos textiles se caracterizan por una excelente resistencia a las altas temperaturas, una gran resistencia a los choques térmicos y un formidable poder de aislamiento térmico. Los productos fabricados con inserción de vidrio pueden utilizarse hasta 650ºC, mientras que aquellos que llevan inserción metálica admiten temperaturas de hasta 1.100ºC.


VIDRIO DE ALTA TEMPERATURA

Estos productos son manufacturados partiendo de filamentos de silicato cálcico texturizados y retorcidos. Debido a la texturización y posterior torsión los efectos aislantes y la resistencia a la abrasión se incrementan considerablemente.
La fabricación se efectúa partiendo de hilos de vidrio con fibras de 6 y 9 micras de diámetro.
La resistencia natural de estas fibras a la temperatura, es incrementada hasta los 700ºC por la aplicación de un tratamiento inorgánico especial a los hilos, antes del proceso de tejido.


FIBRA DE SILICE

Aplicando un adecuado tratamiento químico y térmico a las fibras de vidrio, éstas se transforman en fibras de sílice casi químicamente puro (98% SiO2).
Los productos así obtenidos son flexibles y conservan intacta su resistencia mecánica hasta los 850ºC, pudiendo soportar exposiciones continuadas a temperaturas por encima de los 1.200ºC.
Son buenos aislantes, tanto térmicos como eléctricos, y su resistencia a ataques químicos resulta excepcional.